lunes, diciembre 25, 2017

Uber: Tribunal Europeo confirma que se puede exigir licencias



La decisión en esa instancia surge en un contexto en que la Uber está siendo blanco de contestación por taxistas en varios países europeos.

El Tribunal de Justicia Europeo considera que ese servicio de intermediación (Uber) es parte integrante de un servicio global cuyo elemento principal es un servicio de transporte.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) consideró en el martes 20 de diciembre, que la Uber es una empresa de transporte y no una plataforma digital, así es un elemento más a confirmar que las autoridades nacionales pueden exigirles licencias como las que son requeridas a los profesionales de taxi.

Han sido varios las protestas realizadas en los últimos años por taxistas y populares contra plataformas como la Uber, notablemente en Portugal y Brasil.

“El Tribunal de Justicia considera que ese servicio de intermediación (Uber) es parte integrante de un servicio global cuyo elemento principal es un servicio de transporte y que, por eso, no corresponde a la calificación de “servicio de la sociedad de información”, refiere un comunicado del TJUE divulgado.

La instancia agrega que “la aplicación suministrada por la Uber es indispensable tanto para los motoristas como para las personas que pretenden efectuar un traslado urbano” y que “la Uber ejerce también una influencia decisiva en las condiciones de la prestación de esos motoristas”.

Como consecuencia, cabe a los “estados-miembros (UE) regular las condiciones para la prestación de esos servicios siempre que se respeten las normas generales del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”, dice el tribunal, que había sido llamado a pronunciarse luego de una denuncia de los taxistas de la ciudad de Barcelona por alegada competencia desleal por parte de la Uber, defendiendo que la empresa debería atenerse a las licencias y acreditaciones previstas en el reglamento de la ciudad.

En el corto comunicado difundido poco después de haber conocido la decisión del TJUE, la Uber dijo que no ve cambios, agregando que “aún hay millones de europeos que no pueden utilizar la aplicación móvil de la empresa, refiere el comunicado.

Multinacional estadounidense ha provocado protestas

La decisión en esa instancia surge en un contexto en que la Uber está siendo blanco de contestación por taxistas en varios países europeos y es un elemento más que puede incentivar a los estados-miembros a obligar la Uber a cumplir con las mismas reglas que otras entidades que realizan el transporte individual de pasajeros. También está se tornando público las condiciones de trabajo en esa empresa y los “esquemas” en que está involucrada.

Reaccionando a esa decisión, la Federación Portuguesa del Taxi (FPT) afirmó en comunicado divulgado por Público, que esa “es la justa respuesta que el sector de taxi hace mucho aguardaba, la merecida recompensa para los que andan en las calles en protesto y a la salida por la puerta pequeña de los ilegales y sus plataformas que invadieron países”, y, entre otras cuestiones, “robaron economías”.

La FPT afirma que espera que el Parlamento “realice su trabajo de reglamentar esa empresa de transporte de acuerdo con lo decidido por el TJUE, sin malabarismos ni intentos oportunistas de querer cambiar la ley de los taxis para acomodar quien comprobadamente faltó con el respeto al Estado de derecho”, y recuerda aún que es necesario el “cumplimiento integral de la Ley 35/2016, que prohíbe el transporte ilegal de pasajeros en vehículos ligeros”.

En Portugal, a pesar de la ley reservar el alquiler de transporte de pasajeros en vehículos ligeros a los taxis licenciados, la Uber sigue a operar de forma ilegal en Lisboa, en Puerto y en Algarve. En ese momento, está tramitando un nuevo proceso de audiciones parlamentarias en el ámbito de la Comisión de Economía, Innovación y Obras Públicas, sobre la creación de un marco legislativo para empresas como la Uber y la Cabify, con variadas propuestas sobre la mesa.

*Original de Abril/Abril