jueves, enero 04, 2018

Mauricio Cárdenas, el economista que quebró a Colombia



| Por: Victorino Gasparín / Lengua Caribe |

¡El país está en quiebra! Un ilustre pero mediocre economista lleva a cuestas los escándalos de desfalcos más grandes de los últimos 25 años. 


Ministro de desarrollo económico en el año 1994 durante el gobierno del expresidente Cesar Gaviria; ministro de Transporte en 1998 durante el gobierno de Andrés Pastrana, de donde salió ileso del escándalo de Dragacol, donde pago 1.224 millones por la draga “Josefina”, hecho que dejó 12 capturados pero a él, la justicia lo desvinculo del caso como por arte de magia. Reemplazó al exministro Rodado Noriega en el ministerio de Minas y Energía en el año en el 2011 y de allí “asaltó” el ministerio de la chequera, Hacienda y Crédito público no sin antes adueñarse de la cartera anterior con el flojísimo Germán Arce, que poco o nada entiende asuntos mineros y menos de energía.

Tengo una teoría sobre estos sobresalientes economistas, sin denigrar su profesión Mauricio “entendió que la economía no son negocios” y de ahí parte todo lo que representa. Puso al servicio personal sus estudios para asesorar, gerenciar empresas, ministerios a beneficio de llenar sus arcas con el máximo arresto y osadía, pensó que de su cuna de oro tenía que pasar a la cama de diamante y lo logró. Sus actuaciones distan de un laureado economista y catedrático que ostenta, su principio es “¿Cómo gano dinero “YO” sin que me “Toquen?” Valiéndose de su linaje y su estirpe, alcurnia vena de su progenitor gran beneficiado de la Federación Nacional de Cafeteros, Mauricio todo lo que toca lo vuelve escándalo, basta con entender el cinismo de sus últimas declaraciones donde quedo dueño y amo del 77% de los recursos de la Guajira.

Mauricio, de gran estatura, solo mira para abajo, su corcovada postura con lentes de aumento, es el fiel escudero que hace el trabajo sucio de su jefe; De él parten casi todas las decisiones en gasto público, lo acompaña un delfín liberal que des – planificó a Colombia como Simón Gaviria. Este dúo tiene al país untado de mermelada selectiva para sus amigos legislativos, los atragantaron que a hoy no saben qué hacer con ellos. El desangre tiene al país con una deuda de 120 mil millones de dólares, ad portas de ser la Grecia latinoamericana; la deuda externa adquirida por el sector público, alcanzó un monto de 66 mil millones de dólares, con un incremento del 12,2 % con respecto al 2014, si se analiza bien en dos años el Gobierno ha gastado sin contemplaciones, sin asco como decimos acá en la Costa. Mauricio está enlodado en el escándalo de Reficar, hoy investigado por la Procuraduría por partida doble, también por la venta de Isagen, por adjudicar a un solo oferente. Así que este galardonado economista que emergió como espuma dentro de lo público, es hoy el gran responsable de los escándalos de detrimento patrimonial del País en los últimos 20 años; y que hoy la justicia lo tiene como un intocable.

Resulta curioso que el mejor ministro de finanzas del año 2015, haya impuesto una reforma tributaria para maquillar las deudas del Estado, la calificación de Santadard y Poor´s, y su tarjeta amarilla deduce que la economía colombiana no está bien, y Santos como buen manteador hoy y en su mejor versión doble cara, exclama sorprendido que no está conforme con el crecimiento del país, claramente desdibuja a su ministro estrella sacudiéndose las manos  justo cuando estamos vísperas a un año electoral.

Mauricio no conoce de equidad, su filosofía es hacer lo improbable a beneficio de su círculo, y al mejor postor. Este Conservador de sangre azul tiene al país en su más profunda crisis financiera al que no le auguro un futuro feliz, porque violó los principios y la filosofía de la Cátedra económica convirtiéndola en un negocio; porque algo tiene que tener este señor, lo tuvo Gaviria, Pastrana y ahora Santos y nada pasa con él.