lunes, enero 08, 2018

Montajes, mentiras y ataques en la finca de Incauca



El Ejército y el Gobierno están criminalizando a los miembros del proceso de Liberación de la Madre Tierra tras los choques en la hacienda Miraflores. Colombia Plural prefiere darle voz al proceso y escuchar las voces de los Nasa que desde hace tres años recuperan los territorios.

Ejército y seguridad privada dañan cercos y disparan contra liberadores en Corinto

No es nuevo: dañan, disparan y después quedan como víctimas. Ayer en horas de la mañana el ejército nacional de Colombia y la seguridad privada del Incauca dispararon contra liberadores de la Madre Tierra en la hacienda Miraflores, en proceso de liberación.

Después los soldados circulan un video en redes sociales en el que cuatro liberadores los confrontan, los enfrentan con un machete y con palabras y los hacen retroceder. “Respeten que no les estamos haciendo nada”, dice un soldado. Gente que hace parte de la “opinión pública” lanza calificativos como “indios guerrilleros”. El video no muestra que momentos antes los soldados dañaron los cercos construidos por las comunidades liberadoras desde hace meses para sembrar comida y pastorear ganado. Cuando los liberadores salieron a reclamarles el alambre que se estaban llevando, los soldados respondieron con insultos, piedras, gases y finalmente con disparos.

Como es natural, los liberadores no se dejaron quitar el alambre ni atemorizar por los gases ni los disparos. Confrontaron a los soldados y los hicieron retroceder.

Este tipo de acciones no son una novedad. El ejército nacional se encuentra acantonado en las fincas Quebrada Seca y García Arriba con la función de brindar protección al trabajo de la agroindustria cañera. Incauca tiene hombres fuertemente armados en función de seguridad. Unos y otros funcionan como fuerza de seguridad privada y coordinan sus acciones. En varias ocasiones han disparado contra la comunidad liberadora. El 1 de diciembre la seguridad privada de Incauca disparó contra liberadores en La Emperatriz. El 29 de julio el ejército hace un montaje con explosivos y luego dispara contra liberadores en Vista Hermosa. El 9 de mayo una acción coordinada con la policía nacional asesinó a Daniel Felipe Castro. El 22 de marzo la seguridad privada asesinó a Javier Oteca. En varias ocasiones llegan comandos especializados en dañar cultivos con tanquetas, caballos, tractores y cientos de hombres armados.

Dañan y se van. La comunidad permanece, reconstruye y vuelve a sembrar.

El ejército dice en un comunicado: “el incidente se generó en razón a que un grupo de 50 personas invadiera los predios pertenecientes al Ingenio Azucarero del Cauca para quemar la maquinaria que se encontraba en el lugar, para así proceder y tomarse la zona”. Mentiras y más mentiras.

Acciones como la de ayer a lo que convocan es a seguir liberando la Madre Tierra porque lo primero que se nota es que el pueblo colombiano y nuestros hermanos soldados y policías tienen el corazón completamente alambrado, vendado. Mientras así sea no ven que quien los informa y les paga son los mismos que nos explotan y que están destruyendo la Madre Tierra.

El pasado 14 de diciembre las comunidades liberadoras, en Corinto, cumplimos 3 años de posesión en las fincas García Arriba, Miraflores, Quebrada Seca, entre otras. Además de que estas fincas son nuestras ancestralmente luchamos por que la Madre Tierra recupere su libertad. Para que todos y todas podamos vivir contentas, contentos y en armonía.