domingo, enero 07, 2018

“Muerte a cambio de oro” [3-3]: La victoria popular en Cajamarca y una monja de la Resistencia contra AngloGold Ashanti



| Por: Dick y Miriam Emanuelsson / Resumen Latinoamericano |

En esta tercera parte del reportaje sobre la lucha contra ´la Locomotora Minera Energética´ visitamos el municipio de Cajamarca en el departamento de Tolima. Se volvió histórico después que el pueblo de Cajamarca retó y derrotó a la transnacional minera AngloGold Ashanti en una Consulta Popular el 26 de marzo [2017]. Hasta las monjas pertenecen a la Resistencia No a la Minera.

Las dos entregas anteriores del reportaje:

La Mina de El Cerrejon en Guajira [1-3]

La lucha contra el despojo, por el agua y una guerrilla que volaba la locomotora del tren de carbón. [2-3]

DEJAMOS EL NORTE DE COLOMBIA atrás y nos vamos al departamento de Tolima en la parte central del país. Apenas dos meses antes de nuestra llegada, el 26 de marzo, la población del pequeño municipio de Cajamarca dijo NO en la consulta popular a un mega proyecto para extraer oro en el macizo andino que se eleva majestuosamente contra el cielo.

El resultado fue una victoria popular aplastante; 98.6 por ciento dijeron NO. La transnacional AngloGold Ashanti sufrió una derrota humillante. Ni siquiera los 400 trabajadores creían en el megaproyecto porque la Campaña SI solo obtuvo 76 votos, a pesar de que la multinacional había prometido internet gratuito a todos los habitantes del municipio con acceso de banda ancha para que la gente dijera SÍ al mega proyecto ‘La Colosa’.

Durante el 2017, más de 42 municipalidades han utilizado un artículo en la Constitución colombiana que les da el derecho de convocar Consultas Populares a través del consejo municipal. Es la pesadilla de las compañías mineras multinacionales. Saben que la conciencia de los pueblos latinoamericanos ha aumentado considerablemente sobre el daño al medio ambiente que causa el extractivismo a las personas y a la naturaleza. Prometen todo.

PERO BUENO, LAS ´OFERTAS` DE PREBENDAS son variadas en América Latina. En Honduras, nos dimos cuenta de cómo una empresa constructora de la central eléctrica atraía confites y sacos de maíz a los indígenas del municipio de San Francisco de Opalaca. Fueron personas que lucharon juntos con la líder popular y ambientalista Berta Cáceres, asesinada el 2 de marzo de 2016 por sicarios civiles e integrantes activos y retirados del Ejército y la Inteligencia Militar hondureña. Bertha retó al Poder Fáctico en Honduras, los verdaderos autores intelectuales de ese infame asesinato por su lucha para impedir la construcción de una central hidroeléctrica en la Región de Río Blanco. Bertha tuvo que pagar un alto precio por esa pelea, su vida.

Colombia no es muy diferente que el ´matadero´ Honduras, lo que confirman dos de líderes de la Resistencia en Cajamarca contra el megaproyecto ´La Colosa´.
En Cajamarca la oposición fue señalada en las redes sociales como “colaboradores guerrilleros” o hasta “Jihadistas-talibanes ambientales”. Las amenazas eran frecuentes o “casi sistemático”, nos relata Renzo García, que junto con Cesar Riaño, son dos de los principales líderes de la resistencia al mega proyecto de AngloGold. Son biólogos y pertenecen al Comité Ambiental en Defensa de la Vida, de Tolima.

Cesar Riaño:

– Hay un grupo de personas contratado por la empresa que permanentemente nos está estigmatizando. Nos tratan de guerrilleros, nos tratan de cooptados y vendidos que nos paga la guerrilla, que nos paga la izquierda. Yo manejo las redes sociales desde hace diez años. En este momento AngloGold no tiene cabida en las redes sociales. Han terminado saliéndose porque encontraron en la gente a que nosotros llegamos, es creerles a las mentiras todos los días. Todos los días nos crearon nuevos perfiles para llegar a estigmatizarnos. Pero no pueden con el movimiento ambiental porque es transparente. No hay izquierdas, ni derechas, ni verdes, rojos o amarrillos. Hay una sola unión, ¿al torno a qué? Nuestros hijos y nuestros nietos.

Así fue derrotada la megaminería de AngloGold Ashanti en el municipio de Cajamarca 



CAJAMARCA ES CONSIDERADO UN PARAÍSO de la naturaleza, un ´Edén´ colombiano, de paisajes hermosos en esta región montañosa pero fértil, también conocido como “Despensa del Tolima”. Aquí se cultiva café, frijoles, arroz y verduras de todo tipo.

La multinacional sudafricana llegó a Cajamarca hace diez años y lo primero fue preguntarle a la población civil; ¿“Qué necesitan”?, como una estrategia para cooptar a las personas y dividir la población, favoreciendo una mentalidad consumista de corto plazo y aprovechar la pobreza de la comunidad. Pero calculó mal, porque el campesino no es tonto.

Cuando llegamos a Cajamarca se va a celebrar el primer debate del resultado de la Consulta Popular en el Consejo Municipal. En una de las pausas, de ese interesante debate, hablamos con dos de los principales voceros de la campaña NO y lo primero que les preguntamos es ¿cómo se logró mantener la unidad y no dejarse a dividir ante las diferentes maniobras que esas empresas, que a su disposición tiene una chequera gigantesca de millardos de dólares para lograr abrir la montaña y destruir las comunidades y naturaleza?

– Tratamos de entender cuál era el matriz de operación de esa multinacional. Lo que vimos es que ellos normalmente tensionan a la comunidad, la dividen, los vuelven enemigos, a los que han sido vecinos los vuelven contradictores. Entonces planteamos que había que respetar a aquellas personas que trabajaban en la mina, del entendido que con el tiempo iban a entender que la empresa realmente no respetaba sus derechos, lo mismo que no iba a respetar el derecho colectivo al ambiente sano, dice Renzo García y agrega:

– Eso fue fundamental porque eso evitó generar contradicciones por parte de la comunidad. Logramos con el tiempo, incluso muchas personas que trabajaron con AngloGold, que fueron operarios, que trabajaban en el sector de transporte o logística de comunicaciones, el 26 de marzo del año de 2017 salieron a votar de la mano del movimiento que estaba promoviendo la Consulta Popular. Para nosotros fue un acierto y por eso seguimos insistiendo y planteándole al resto de comunidades que en este momento adelantan procesos de territorial y de consultas populares en Colombia que mantengan ese principio. ¡Que no nos dejen dividir, que el agua no tiene color político, que el agua tiene que ser transparente y cristalina y convocar a todos sectores sociales económicos, culturales que habitan los territorios para que de manera conjunta logremos derrotar esa amenaza que representan los proyectos mineros a gran escala que ponen en riesgo el presente y el futuro de nuestros hijos!

La lucha y la resistencia no comenzaron ayer, sino hace diez años. Convencer y concientizar una población campesina no es la manera más fácil de describir cómo funciona la minería y sus consecuencias. “Debe ser honesto para ganarse su confianza”, dice César Riaño.

– Un aspecto fundamental de la victoria del municipio de Cajamarca está en que se logró llegar a un consenso por parte de todos los actores que se hicieron parte de este proceso de defensa territorial. Uno de ellos es, que esto es un proceso social que no tiene color político, credo o raza. Aquí caben todos los sectores sociales que se la juegan por la defensa del derecho colectivo al ambiente sano. Pero también fundamentalmente por la vocación agropecuaria del municipio de Cajamarca que lleva 104 años de historia de vida del municipio, demostrando que es Despensa Agrícola y de hortaliza de clima templado y clima frío, subraya Renzo García.

ANTE LA DERROTA TOTAL, la AngloGold Ashanti anunció el 28 de abril de este año que lamenta que obligaron a dejar 400 trabajadores sin trabajo, a pesar de que el apoyo al megaproyecto ni siquiera obtuvo los votos de los empleados, solo se registraron 76 papeletas con “SÍ”, un choque, no solo para AngloGold sino, sobre todo, para la administración neoliberal del presidente Juan Manuel Santos en Bogotá.

En un comunicado AngloGold declaró en abril 2017:

“Tras 14 años de presencia de AngloGold Ashanti Colombia en el Tolima, el proyecto minero La Colosa lleva varios años sin avances concretos. Diversas razones que van desde lo institucional, lo político, y particularmente lo social con la reciente consulta, nos obligan a tomar la  desafortunada decisión de detener todas las actividades en el proyecto y con ello el empleo y la inversión, mientras se le da certeza a la actividad minera en el país y en el Tolima”.

En la última frase se puede entender que la multinacional no acepta la derrota, pese a lo declarado, sino pone su confianza al gobierno central. De todas maneras, la comunidad de Cajamarca ha sido, a través de su lucha y victoria un ejemplo emblemático para muchos otros municipios y pueblos que lucha contra el gigante minero.

Resumen Renzo García y Cesar Riaño que los años de estudios, trabajo y organización que se convirtió en la gran victoria el 26 de marzo (2017) significó que “los campesinos han ganado poder y autoestima colectiva, saben que pueden lograr resultados y defender el agua, la tierra y la vida propia”.

UNA MUESTRA QUE EL FRENTE CONTRA LA MINERA en Cajamarca realmente es amplio, nos da una monja del orden dominicana. Me agarra el brazo y dice con una expresión que interpreto casi pícara mientras me mira intensivamente a mis ojos y dice:

– Rezamos a Dios y a la Santísima Virgen que no permita que [AngloGold Ashanti] haga daño a Cajamarca. ¡Que nos quite ese problema de dañar nuestro Paraíso que tenemos en Cajamarca!

Quizás la monja Sor Nidia Alarcón es muy representativa por ese movimiento que crece en toda América Latina, y le digo a Miriam, cuando salimos del Concejo Municipal en la noche, que con adversarios como Sor Nidia y los demás de Cajamarca, pues las empresas de la “Locomotora Minera-Energética” enfrentarán una dura batalla para abrir las montañas y el subsuelo, no solo en Cajamarca y Guajira, sino en toda Colombia.

La Monja de la Resistencia contra AngloGold



La exitosa lucha en Cajamarca contra la minera AngloGold Ashanti.  Entrevista con JULIO ROBERTO VARGAS, activista contra la megaminería en el municipio de Cajamarca, Tolima.