martes, febrero 13, 2018

Amplían orden de captura contra líderes del ELN en Colombia



La Fiscalía General de Colombia ampliará a nivel internacional las órdenes de captura contra los principales jefes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), incluido su máximo líder, Nicolás Rodríguez Bautista (Gabino).

El ente acusador solicitará a Interpol la 'circular roja' viable para la detención o arresto preventivo que permite la extradición, dijo hoy la directora de la fiscalía, Claudia Carrasquilla.

Tal solicitud tiene lugar luego que altos mandos militares en Colombia aseveraran que algunos de los miembros de la Comandancia Central de la guerrilla se encuentran en Venezuela.

Además de Gabino, aparecen en el listado que se le entregaría a Interpol otros importantes líderes del ELN, como Eliecer Herlindo Chamorro (Antonio García), Israel Ramírez (Pablo Beltrán), Rafael Sierra (Ramiro Vargas), y Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía (Pablito).

Llama la atención la inclusión aún en el citado listado de Pablo Beltrán, pese a que anoche el gobierno pidió se le excluyera por su papel como jefe negociador del ELN en la mesa de diálogo de Quito.

Según el Ministerio Público, a la fuerza insurgente se le responsabiliza del asesinato de tres excombatientes del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común en el departamento de Nariño y del reclutamiento forzado de menores en el departamento del Chocó.

También de una docena de atentados ocurridos entre el 10 y el 13 de febrero actual, asociados al paro armado nacional decretado por la guerrilla en los últimos cuatro días.

El ELN informó este lunes estar dispuesto a retomar de inmediato las negociaciones con el gobierno para hallar acuerdos que rebajen la intensidad del conflicto.

También subrayó la voluntad de pactar un nuevo y mejor cese el fuego lo más pronto posible.

Sin embargo, en el contexto de paro armado que es señalado como una acción beligerante por intentar prohibir la movilidad vial, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó que resultaría muy difícil reanudar las conversaciones.

La medida de fuerza del ELN fue anunciada en un comunicado como respuesta a la persecución de líderes sociales y a la judicialización de la protesta social.

Para analistas locales, ha sido un intento fallido de presión hacia el gobierno para obligarlo a retomar la agenda de negociaciones en la capital ecuatoriana.