domingo, mayo 20, 2018

Carta pública Señalamientos de la Fiscalía y medios de comunicación ponen en riesgo a educadores populares



Señalamientos y estigmatización de la Fiscalía a las bibliotecas comunitarias y defensores de derechos humanos tiene en riesgo la vida e integridad de los participantes de la Biblioteca Popular Techotiba.

La Biblioteca Popular Techotiba es una organización comunitaria, ubicada en el barrio Aristóteles Onassis, que trabaja con la Junta de Acción Comunal (JAC) desde el año 2014 hasta la actualidad, prestando sus servicios de forma voluntaria a niños, niñas, jóvenes e integrantes de la comunidad en la localidad de Kennedy. Nuestras actividades tienen como objetivo la promoción de la lectura, escritura, la enseñanza de producción audiovisual como formas recreativas que promueven en la comunidad la importancia de una pedagogía de paz, el respeto por los otros, la solidaridad y la resolución no violenta de los conflictos.

Notamos con extrañeza que el pasado jueves 10 de mayo de 2018, diferentes medios de comunicación nacionales emitieron una noticia sobre el supuesto “reclutamiento y adoctrinamiento” de niños y niñas por parte del ELN mediante la Cooperativa Bacatá en la localidad de Suba, información notificada en la página web de la Fiscalía en el boletín 24424. En las notas de prensa se exponen dos (2) fotografías de nuestro trabajo comunitario realizado en la localidad de Kennedy, las cuales son utilizadas como evidencia sobre la noticia emitida. Esta situación ha generado la estigmatización del equipo de trabajo de la Biblioteca y, además, a las personas que pertenecen a la comunidad y han hecho parte de las actividades realizadas a lo largo de estos cuatro (4) años generando estados de zozobra.

Las actividades planificadas desde nuestra Biblioteca propenden ocupar el tiempo libre de jóvenes, niños y niñas previniendo el consumo de sustancias psicoactivas, ya que son sujetos vulnerables y hay organizaciones delincuenciales que se aprovechan de su falta de oportunidades para acceder a la educación y vincularlos a actividades delincuenciales. Por esto mismo, los talleres tienen una proyección extracurricular, se realizan en el salón comunal y parques del barrio en aras de optimizar el tiempo libre de los niños y jóvenes en jornadas de lectura y demás talleres que propician la convivencia y la paz en la localidad.

Nuestros talleres han sido de conocimiento público y llevado de la mano con instituciones del Estado, tales como BibloRed, y escenarios académicos como la cátedra Orlando Fals Borda de la Universidad Pedagógica Nacional. Al ser una biblioteca popular sin ánimo de lucro, quienes trabajamos allí lo hacemos de forma voluntaria, somos jóvenes y adultos quienes hemos sido Defensores y Defensoras de DD.HH, pedagogos miembros de organizaciones pertenecientes a Marcha Patriótica, hemos acompañado procesos de educación de comunidades campesinas en diferentes regiones del país. Por otra parte, para el desarrollo de nuestras actividades hemos recibido donaciones de libros provenientes de la comunidad, la JAC, estudiantes universitarios, BibloRed, El Centro Nacional de Memoria Histórica y La Fogata Editorial.

Por lo anterior solicitamos a la Fiscalía General de la Nación se nos informe acerca del procedimiento adelantado para la obtención y publicación de estas fotografías, así como la retractación por los diferentes medios de comunicación que nuestra Biblioteca no tiene vínculos con el ELN, por lo tanto, no se encuentra investigada por los hechos que fueron noticia.

Hacemos un llamado a la Procuraduría General de la Nación como Ministerio Público que ha reiterado su compromiso con la garantía y promoción de los derechos humanos, las garantías de no repetición y reconocer la necesidad de garantizar la vigilancia, protección y defensa de los derechos, especialmente la vida, la integridad y la seguridad personal de los defensores de DDHH, entendido desde ese concepto amplio establecido en los parágrafos del artículo 1 de la Directiva 002 expedida por este órgano de control, [1] a que se les recuerde el deber de cumplimiento de esta directiva y en especial para este caso lo relacionado con el artículo 5 que establece que se debe exhortar a los servidores públicos para que se abstengan de hacer falsas imputaciones o acusaciones que comprometan la seguridad, la honra y el buen nombre de la población objeto de dicha directiva, sin perjuicio de la obligación legal que asiste a las autoridades competentes de investigar y juzgar los delitos.

Rechazamos la estigmatización que se ha hecho sobre las actividades de promoción de lectura que hemos realizado como biblioteca comunitaria por parte de los medios masivos de comunicación y funcionarios de la Fiscalía General de la Nación. Así como la forma sugestiva e irresponsable en que los medios han difundido imágenes de nuestro trabajo y de nosotros mismos. No se puede hacer un proceso de criminalización sobre la literatura infantil y el estudio de la historia desde una perspectiva crítica que les permita a los jóvenes tener todas las miradas sobre un mismo tema. De igual forma, hacemos un llamado a las múltiples organizaciones de DD.HH., comunitarias y educativas de Bogotá, el país y la comunidad internacional para que nos brinden su solidaridad y acompañamiento.

Responsabilizamos a la Fiscalía General de la nación, en cabeza de Nestor Humberto Martinez, y a los medios de comunicación que han difundido estas fotografías, cualquier vulneración a nuestros derechos, como los de las niñas, niños y jóvenes que han hecho parte de la Biblioteca.

Suscriben

Acción Libertaria Estudiantil – ALE
Agencia Prensa Rural
Alianza de Medios Alternativos
Alternativa Popular
Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios – Boyacá.
Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC
Camila Meza Villamil
Carolina Botía
Colectivo Popular Hijos del Sur
Colectivo Frente Patriótico
Comité Permanente de Derechos Humanos – CPDH
Consejo de Brujas UN
Coordinadora cívico popular de Ciudad Bolívar
Corporación para la Educación y la Investigación Sindical – Corpeis
Diana Carolina Castro
Dinamizadora Cultural y Ambiental Cacica Gaitana
El Embudo
Escuela Pedro Nel Jiménez
Frente Feminista de Suba – Policarpas
Fundación Casa del Bosque
Grada Roja
Independencia Records
Informativo Web del Sur
Juventud Rebelde
Lucía Lazcano
Marcha Patriótica
Marcha Patriótica – Capítulo Argentina
Mateo Peñaloza
Movimiento Social por la Tierra (México)
Nicolás Acero
Noticiero Barrio Adentro
Observatorio de Derechos Humanos Iván David Ortiz
Organización Conciencia Crítica
Red Popular de Derechos Humanos de Bogotá – Redhus
Reportero Nómada
Santiago Gómez Obando
Semanario Voz
Sindicato Estudiantil – SIES
Sur del Cielo
UN Territorio Antifascista firma la carta
Adhesiones al correo:

[1] “Artículo 1. Parágrafo Primero: La población objeto de la presenten directiva está integrada por: los defensores y defensoras de derechos humanos y sus organizaciones, integrantes de los movimientos sociales, movimientos políticos, y lideresas y líderes políticos y sociales, y sus organizaciones y a los que en esta condición participen activamente en la implementación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera. Parágrafo Segundo: De conformidad con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos OACNUDH, “defensor y defensora es aquella persona que se dedica a promover y procurar la protección y realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales en los planos, nacional e internacional, tanto de forma individual como colectiva”. La CIDH ha precisado. “La defensoras y defensores de derechos humanos son personas que promueven o procuran de cualquier forma la realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales reconocidos a nivel nacional e internacional. El criterio identificador de quien debe ser considerado defensora o defensor de derechos humanos es la actividad desarrollada por la persona y no otros factores como el recibir remuneración por su labor, o el pertenecer a una organización civil o no”.

Biblioteca Popular Techotiba