jueves, mayo 17, 2018

El “Cojo” del MRP, otro montaje que se les cae



El viernes 24 de febrero de 2017, la prensa fue citada a la Dirección General de Policía para conocer "importantes resultados obtenidos contra el terrorismo en la ciudad de Bogotá".

Durante el evento, el mentiroso ministro de Guerra Luis Carlos Villegas presentó las capturas de Mateo Gutiérrez León y Arturo Stiven Buitrago Montaño. Ellos, según el mentiroso, serían "responsables de diez de los eventos terroristas en Bogotá". A eso, agregó: "no descartamos que estén involucrados con los atentados del pasado 19 de febrero en la Macarena".

Arturo Stiven Buitrago Montaño, a quien los “sabuesos” de la Fiscalía, apodaron 'el Cojo', fue capturado en la localidad de Kennedy.

Según la Fiscalía, a este hombre le fueron imputados los cargos terrorismo en concurso homogéneo y sucesivo por estar involucrado en la instalación de dos petardos en contra de entidades financieras en el Parkway y Engativá en agosto y octubre del año 2016.

Como parte de una supuestamente “exhaustiva” investigación señalaron a un grupo desconocido para la gran mayoría de los colombianos, el por ellos denominado Movimiento Revolucionario del Pueblo, MRP, a quien adjudicaron todos los ocurridos en esos años.

Con el anuncio se da pues por terminada la “investigación” conjunta que como ya se había pronosticado terminaría como siempre tapando a quienes realmente se benefician de estos atentados y que buscan “hacer trizas” los acuerdos entre las Farc y el gobierno.

El pasado 21 de abril se conoció que el juez Quinto Penal del Circuito Especializado de Bogotá dejó en libertad a Arturo Steven Buitrago, en el juicio la defensa demostró que Buitrago “es un humilde taxista que jamás tuvo ningún vínculo con el grupo terrorista, ni mucho menos con actividades al margen de la ley”.

Por tal razón, el Juez señaló en la sentencia que “no existe prueba legal con estándar probatorio suficiente para acarrear responsabilidad en los hechos imputados al acusado”.

Así Arturo Steven pasó un año y medio en la cárcel pagando un delito que no cometió, debido al afán de los para-fiscales y del barrigón ministro de guerra por mostrar resultados, sin importarles encarcelar a un inocente.

En el momento de la detención el despliegue periodístico fue fenomenal y la liberación de este se dio muy en baja voz.

Los para-fiscales al parecer se inventaron hasta la bandera del tal grupo “terrorista”, con el que encubrieron a quienes se benefician del terror.

Otro falso positivo de la para-fiscalía que se cae.