lunes, mayo 21, 2018

Masacre en la frontera de Gaza - ¡Basta ya crímenes de Israel!



| Por: Faustino Eguberri / Viento del Sur |

Este lunes 14 de mayo mientras algunos celebraban la transferencia de la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, los y las palestinas de Gaza se han manifestado, por decenas de miles, en la frontera con Israel. Una vez más, el ejército israelí ha abierto fuego contra los y las manifestantes: a última hora de este lunes son al menos 52 personas las muertas y se cuentan más de 1.200 personas heridas (algunas de las cuales fallecerán y muchas otras quedarán con gravísimas lesiones para toda su vida).

Este baño de sangre confirma que el Estado de Israel no tolera ninguna puesta en cuestión de su política colonial y que los y las palestinas que se atreven a luchar por sus derechos pueden ser asesinados a sangre fría en cualquier momento por un ejército acostumbrado a los crímenes de guerra. El traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén es un ataque más al futuro del pueblo palestino y significa un apoyo aún más explícito a la dinámica colonial del Estado de Israel.

El pueblo palestino tiene derechos, y tiene toda legitimidad para movilizarse para defenderlos: el apoyo incondicional a los derechos nacionales y democráticos del pueblo palestino, a su derecho a la autodeterminación y al derecho al retorno para las personas refugiadas es lo mínimo que se le puede exigir a cualquier persona que se reclame demócrata.

Desde el 30 de marzo de este año ya han muerto más de 100 personas palestinas en Gaza. Y hay miles de personas heridas. Incluyendo adolescentes. Y ante ello, la comunidad internacional, y en particular la Unión Europea, llama "a las dos partes" (!) a la contención. E Israel sigue siendo su socio privilegiado.

Bloqueo de Gaza, colonización de Cisjordania y Jerusalén, discriminaciones contra las personas palestinas de Israel, detenciones arbitrarias, asesinatos: ¡la impunidad debe parar!. Hay que desarrollar la campaña Boicot-Desinversiones-Sanciones (BDS). Mientras el Estado de Israel no respete el derecho internacional, debe ser sancionado y se le deben pedir cuentas por sus crímenes.