sábado, mayo 26, 2018

¿Por qué capturaron a Popeye? Autoridades explicaron los motivos



John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, exintegrante del Cartel de Medellín, fue capturado la mañana del viernes 25 de mayo, luego de que se presentara en el Palacio de Justicia, José Félix de Restrepo, a solicitar información sobre algunos requerimientos que tenía en este despacho en su contra.

El hombre, de 56 años, quien estaba en compañía de su abogado fue requerido por las autoridades judiciales por los delitos de concierto para delinquir y extorsión. De acuerdo con el acervo probatorio, alias Popeye presuntamente habría conformado una organización criminal para realizar cobros de dineros e ilícitos a diferentes personas en el barrio Belén, comuna 16, y otros sectores del occidente de Medellín.

“Desde el mes de diciembre, después de la captura de alias Tom, se tomó la firme decisión de investigar los nexos que tenía alias Popeye con la estructura criminal de la que era cabecilla Tom. En esta investigación faltan otras personas por capturar. Teníamos varias víctimas que denunciaron los hechos por los que venían siendo afectados por este delincuente alias Popeye por extorsión en los que obligaba a ciertas personas a retornar ciertos bienes, entre ellos, inmuebles, vehículos y esto está soportado en la investigación”, explicó el general, Óscar Gómez Heredia, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.


La orden fue emitida por el Juzgado Penal Municipal de Medellín, con control de garantías, por solicitud de un Fiscal especializado de la Dirección Nacional contra el Crimen Organizado, Decoc. En las instalaciones del Palacio de Justicia, integrantes de la Fiscalía General de la Nación, Dijín y la Sipol de la Policía Nacional fueron los encargados de realizar el procedimiento ese día, pasadas las 10:30 a.m.

“No son leyendas quienes infunden miedo ni quienes se saltan la ley. Las verdaderas leyendas son quienes luchan con convicción y principios por construir una sociedad mejor que se sienta orgullosa de sus valores colectivos. Las leyendas en nuestro caso son justamente los que luchan en contra de la mafia, las leyendas tienen que ser los que en los peores momentos de nuestro país y nuestra ciudad fueron los que entregaron la vida por nosotros”, dijo sobre el procedimiento de captura el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga.

En la indagatoria, a alias Popeye, se le podrían imputar cargos por concierto para delinquir en concurso en instigación para delinquir, terrorismo agravado, extorsión, entre otros. “En el concurso de esas conductos punibles podría tener una pena entre 18 y 20 años de prisión porque son delitos que han tenido unos aumentos por la Ley 1121, que no permiten ni siquiera preacordar, por ellos la pena quedaría bastante alta y teniendo en cuenta el otro concurso por las otras conductas delictivas que posiblemente se le va a imputar”, precisó Claudia Victoria Carrasquilla Minami, directora nacional Contra el Crimen Organizado de la Fiscalía.

Las personas que denunciaron los delitos que venía cometiendo alias Popeye exigieron a las autoridades colombianas la ayuda del gobierno de Estados Unidos para garantizar su seguridad. Tras la gestión ante la Embajada del país norteamericano, previa aprobación de la Fiscalía, se logró el contacto. La verificación del gobierno estadounidense de la información permitió garantizar los derechos de los denunciantes.

El prontuario de alias Popeye

Los antecedentes judiciales de Velásquez Vásquez son ampliamente conocidos en Medellín y Colombia, luego de hacer parte del llamado Cartel de Medellín al mando del extinto Pablo Emilio Escobar Gaviria, en el que alias Popeye fungió como jefe de sicarios de esa organización criminal vinculada al narcotráfico.

Fue responsable de innumerables homicidios perpetrados por orden de Escobar Gaviria en los años 80 y 90 en Medellín y otras ciudades del país. Por este motivo, en 1992 fue capturado, procesado y judicializado por delitos como concierto para delinquir agravado, lesiones personales, tráfico fabricación y porte de estupefacientes, hurto, enriquecimiento ilícito, secuestro extorsivo, homicidio, tráfico fabricación y porte de armas de uso privativo de las Fuerzas Militares.

Aunque fue condenado a 47 años de cárcel, su pena fue de 23, lo que permitió la libertad condicional en agosto de 2014 por haber cumplido tres quintas partes de su condena. No obstante, luego de su regreso a las calles, se vio inmiscuido en un par de situaciones que presuntamente lo relacionaban con organizaciones criminales en la ciudad.

El 9 de diciembre de 2018, alias Popeye fue encontrado en la misma finca celebrando el cumpleaños de Juan Carlos Mesa Vallejo, alias Tom, sindicado jefe de la organización delincuencial la Oficina. Esta cercanía de Popeye con el hoy capturado, al parecer viene desde el año 2015. Por este hecho la Fiscalía radicó un escrito de revocatoria de libertad.

La amistad de Popeye con líderes de la Oficina no es nueva. En 2012 compartió patio en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita, Boyacá, con Ericson Vargas Cardona, alias Sebastián, quien para esta fecha era considerado uno de los máximos jefes de ese grupo y que posteriormente fue extraditado y condenado a 25 años por la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

Así mismo, Velásquez Vásquez ha sido objeto de polémicas por sus mensajes intimidantes, retadores y amenazantes que hace desde las cuentas que tiene en las redes sociales. Líderes políticos, candidatos electorales y personas de la vida pública han sido señalados como sus objetivos.