jueves, julio 19, 2018

La Esclerosis del Foro de Sao Paulo


El foro de Sao Paulo, recién concluido en La Habana Cuba, no ha aportado absolutamente nada en términos organizativos. Nada verdaderamente relevante en el balance de la política de los agrupamientos de esas ‘izquierdas’. Esas izquierdas, que en realidad se diferencian entre ellas, por el carácter de sus enemigos locales, pero no por sus proyectos.

¿¡Expropiar a los expropiadores!? Por favor, que ni se les ocurran semejantes cosas…

Resulta bastante lamentable observar a personas de la tercera edad, intentar justificar los miles de millones de dolares de Cristina Fernández, o los negocios de Rafael Correa, a cuenta y nombre del comandante Che Guevara.

El capitalismo neomalthusiano, ya no tiene camino de retorno. Los ¿neo? keynessianos eligen evitar considerar esto. De hecho prefieren olvidar que el “viejo” keynesianismo, fue un completo y criminal fracaso para el tercer mundo. El capitalismo mundial, la gobernanza plutocrática, avanza hacia un orden policíaco global: frente al diseño corporativo de la esclavitud global y la política de control y exterminio de la ‘población sobrante’, La Habana, habla con sus propios fantasmas.

El carácter mismo del Estado policíaco global, transformó desde hace décadas, la naturaleza de las democracias burguesas pacificadas. Los “Estados” burgueses, ya no necesitan observar las reglas del derecho público internacional. El “Estado” liberal-burgués, desde hace al menos 20 años, ya no es ni siquiera ‘formalmente’, un instrumento para garantizar la reproducción de la vida social, sino una maquinaria para reproducir la explotación y el saqueo. ¡Quienes serán los gerentes de esa reproducción de la explotación y la esclavitud? Es tema no menor. Pero de otro carácter.

Formación política y liderazgo. Unidad y propaganda ideológica. ¿Pueden hacerlo?

¿Por qué en 25 años, el Foro no ha logrado entusiasmar mas que a ‘personalidades’, que lo mismo toman el café con Stiglitz, que con el Comandante Francisco I, del ejercito de curas torturadores, ladrones y pedófilos que lidera la contrarrevolución de la Santa Alianza fascista-oligárquica-imperialista?

La real-politík, es la política de la conveniencia. ¿Qué clase de Internacionalismo es ese? Olvidan, (o prefieren evitar esas consideraciones), que las burguesías dependientes latinoamericanas nunca han sido aliadas, ni podrán serlo NUNCA, de los movimientos antisistema, porque son el resultado de una política diseñada para evitar los cambios revolucionarios, no para apuntalarlos.

Los pop-keynessianos sostienen que es posible un modelo de estado-nación regulado por la lógica de las democracias burguesas delegatorias. Este es quizás el peor retroceso en términos ideológicos de los últimos 50 años, en el terreno de la política latinoamericana. Significa en concreto, que un gran bloque social, se inclina (o será “inclinado” en la práctica) por los mecanismos, los hábitos y costumbres dominantes. Es decir la burocracia, la falsificación intelectual, el populismo pequeñoburgués, y la neurosis.

El Foro social es un órgano sin destino ni funciones, que agoniza de esclerosis, porque es un instrumento que pretende unir lo que la realidad y la práctica histórica ha divido.

El comandante Ernesto Guevara, y también Hugo Chávez, nos recuerdan, más allá de las consignas, más allá de los discursos, que las burguesías latinoamericanas nunca serán actores neutrales en el escenario de los procesos de liberación, y que nunca podrán sostener consecuentemente la causa de la libertad y la soberanía de los pueblos.

Esto es lo que nos enseñan las luchas de nuestros pueblos, de nuestros camaradas dirigentes, traicionados y manipulados. Reprimidos y asesinados por los dirigentes de las “clases medias”, y las burocracias pop, post, top, cop, y etc.

La absoluta inoperancia del social reformismo, la desfasada e inaplicable consigna de “dirección unitaria” de los procesos de resistencia popular antiimperialista y antioligárquico en nuestra América, condicionan cualquier plan de intervención real.

Sabemos a donde van. Hoy es la libertad de Puerto Rico, y mañana el capitalismo en serio : y ¡Terminen con esas locuras del socialismo!
 

Nos invitaron, una vez, hace como 25 años, pero por eso… por Sandino, traicionado, por Zapata, traicionado, por Tupac Amaru, traicionado, por Ernesto Guevara traicionado. Por no traicionar nuestros sueños y nuestros principios, dijimos, No. Gracias.

Sabemos a dónde van. Ese camino ya ha sido recorrido. No engañamos a nadie, ni sembramos dudas, advirtiendo las encrucijadas, las veredas sin salida. El viejo Roa Bastos, repetía de vez en cuando aquel refrán paraguayo que dice: “en un callejón sin salida, la única salida es el callejón….” Consideramos responsablemente, desde nuestro lugar y modo, advertir que no serán capaces de alcanzar esos objetivos, por ese rumbo y con ese mapa.

“La socialdemocracia es un cadáver putrefacto”. La camarada que escribió aquello, entre rejas, hace ya un siglo, también nos recuerda, que reforma o revolución, no es más que otra formulación de socialismo o tecnocraciaVida o Muerte.

Somos, átomos de células, de un gran organismo, que nosotros solo alcanzamos a observar a través de la luz de galaxias que ya no existen. Que se han consumido. Pero somos la única especie capaz de encontrar las regularidades. Observar las variables. Y eso supone comprender que el caos no es la regla. Somos el único organismo consciente en este plano de la existencia (cognoscible) capaz de alterar el curso de los acontecimientos, por que existimos en una regularidad espacio-temporal. La historia, es también una dimensión en la que la poesía y el saber, la voluntad y la supervivencia se confunden con el orden del universo.

¿Somos el pasado de civilizaciones galácticas? o ¿somos el pasado de una especie extinta? Está es la pregunta de Marx. La pregunta de los comunistas, es la pregunta acerca de aquelhumanismo acabado de Carlos Marx, frente al arquetipo del superhombre y las inteligencias artificiales, de la élite mundial.

Deberán aquellos que realmente se lo propongan, volver a las raíces revolucionarias de nuestros procesos de resistencia y liberación nacional. No se trata de voluntad unitaria. Se trata de las diversas características estructurales de nuestras economías. La unidad es antes que nada un ¿para qué? ¿Para la revolución democrático-burguesa? Ese momento de latinoamérica ha pasado.

Se trata de un modelo de gobernanza popular regional-continental. Se trata de una estrategia de intervención socialista. No se trata de utilizar los mecanismos de la democracia representativa para redistribuir la explotación y las migajas del saqueo de los bienes comunes de nuestros pueblos.

Nunca seremos gerentes del capital. Ni transnacional, ni “nacional”. Ese es nuestro lugar en la batalla, bienvenidos aquellos que sean capaces de conjurar a sus fantasmas.

ORGa
La Oficina

HIJOS
Red Mundial