jueves, agosto 02, 2018

¿El de Medellín, Concejo o Junta Administradora Local?



A continuación presentamos el escrito del doctor Gonzálo Álvarez Henao, al cual le hemos agregado algunos videos de las intervenciones de nuestros dirigentes en el debate del 24 de julio de 2018.

| Por: Gonzalo Álvarez Henao / Exconcejal de Medellín |

En Medellín están pasando cosas terribles en materia de desempleo, inseguridad, miseria, contaminación ambiental y corrupción.

En este artículo me ocuparé de nuevo del tema de la corrupción; y empiezo por decir, que existe siempre una relación lógica entre causa y efecto. En el caso de Hidroituango, que con toda seguridad va agravar más los flagelos que padece nuestra ciudad, el debate del fracasado proyecto hidroeléctrico, ha estado girando primordialmente en torno a los efectos colaterales de su colapso, como la afectación a los pobladores de la rivera, los comerciantes, los mineros y el desprendimiento de la montaña, pero muy pocas personas se están ocupando de estudiar e investigar, cuáles fueron las causas que llevaron a la debacle del propósito más ambicioso del país.

En torno al punto expuesto, se escuchan muchas opiniones disparatadas y muy alejadas de la realidad. Permítanme decir, que entre opinar y pensar existe una gran diferencia. Lo primero es verter ideas muchas veces descontextualizadas; lo segundo, en cambio, es reflexionar, indagar, escudriñar y buscar respuestas a la ocurrencia de algunos fenómenos. En el caso de Hidroituango, más que considerar se requiere encontrar la explicación correcta del porqué llegamos a la deplorable situación en la que se encuentra el proyecto. Acontecimiento que no surgió de la noche a la mañana, sino que su defecto es de origen. Es decir, nació con la enfermedad conocida como corrupción aguda.

Gonzálo Álvarez Henao, varías veces concejal de la ciudad de Medellín con impacto serio y profundo para la ciudad. Sus debates frente a temas de profundo calado para la ciudad como la inseguridad, los negociados empresas UNE epm, Orbitel, eevv, otorgaron en su momento credibilidad al Concejo de Medellín.


De que esta enfermedad era incurable se tuvo noticias el 22 de marzo de 2017 en el Concejo de Medellín, allí en un remedo de debate que titularon pomposamente: “Análisis de la adjudicación del Proyecto Hidroeléctrico Hidroituango” En esta sesión plenaria del Concejo de Medellín o Junta Administradora Local, esta es la definición más apropiada para esta inútil Corporación, el ventrílocuo, conocido como, Jorge Londoño de la Cuesta, repetía una y otra vez las palabras que con el vientre pronunciaban los cerebros que están detrás de este desastre ambiental, humanitario, ecológico y financiero, conocido como Proyecto Hidroituango.

La mayoría de los Pseudo - Concejales, más que ejercer un control político, se convirtieron en un comité de aplausos a la gestión de los funcionarios de EPM. El Concejal Carlos Zuluaga Díaz, por ejemplo, dijo; “Este es uno de los proyectos más importantes que hoy tiene América. Recuerdo la ida del Ministro de Hacienda con el Gobernador de Antioquia a Hidroituango y una frase que me impactó mucho diciendo que EPM es modelo de gerencia pública en el país, porque abordar un proyecto de este tamaño de responsabilidad, lo hace una empresa que tiene su calificación de riesgo totalmente confiable, así haya sectores que digan que las calificadoras de riesgos son un sofisma de distracción del capitalismo”.

Muchos Concejales que tienen mentalidad de esclavos, que ven a los gerentes de turno de EPM, como sus amos, en la imitación de debate citada, repartían elogios a diestra y siniestra, pronunciaron discursos sin saber nada del tema que estaban tratando. A diferencia de Perseo que se cubría con un manto de niebla para perseguir a los monstruos, la mayoría de los Concejales de Medellín, se cubren con un manto de niebla sus oídos, sus ojos y sus pocas consciencias, para no escuchar o ver el monstruo de la corrupción que devora el Proyecto Hidroituango y, de paso, el progreso de Medellín y de Antioquia.

El 22 de marzo de 2017, el Concejo de Medellín en ejercicio del control político y del poder de censura que tiene contra los funcionarios, pudo tomar una decisión orientada a evitar que se llegara a la situación en que nos encontramos. Pero no lo hicieron por desconocimiento, negligencia, o por falta de interés en el asunto. Hoy la mayoría de los Concejales de Medellín, no tienen claro cómo se inició el proyecto, y como se transfirieron las responsabilidades y los posibles beneficios personales.

En 1998 se constituyó la Sociedad Hidroituango S.A. E.S.P. con la misión de construir el Proyecto Hidroeléctrico Pescadero Ituango. Estos son los socios y la composición accionaria. El IDEA y el Departamento de Antioquia con el 52,89% y EPM y la Chec con el 46,47%, el 99.36% es capital público. Los socios particulares, poseen el 0,64%. Esta sociedad de conformidad con el artículo 38 de la Ley 489 de 1998, se rige por las normas de las empresas industriales y comerciales del Estado.

Desconociendo esta normativa, el 27 de octubre de 2010, los socios de Hidroituango S.A.E.S.P., se reunieron de manera extraordinaria en Asamblea General de Accionistas, y acordaron de forma ilegal escindir parte del patrimonio para constituir sin autorización normativa, una empresa de servicios públicos de economía mixta, que denominaron EPM Ituango S.A. E.S.P. A espaldas de la ciudadanía, fundaron una nueva Empresas Públicas, prestadora de servicios públicos, es decir una hermana gemela de EPM.

Como Presidente de la nueva entidad, nombraron a Luis Javier Velez Duque, y para la Junta Directiva como principales a: Jorge Mario Pérez Gallón, Luis Carlos Rubiano Ortegon, Claudia María Ángel Agudelo, Mauricio Restrepo Terreros, y José Luis Yate Ramírez. Estos ciudadanos tienen una enorme responsabilidad en todo el caos que rodea el Proyecto Hidroituango, y nadie los ha llamado a rendir cuentas, como debería hacerse.

Doralba Hernández, Presidenta de UNITRATEL,