miércoles, agosto 22, 2018

AU4 Red Europea: San José de Apartadó y otros territorios bajo dominio paramilitar en Colombia



La Rete Italiana di Solidarietà Colombia Vive! en representación de la Red Europea de Solidaridad con Colombia y otras organizaciones abajo firmantes, envía la siguiente Acción Urgente (también en PDF adjunto):

ACCIÓN URGENTE

RED EUREOPEA DE SOLIDARIDAD CON COLOMBIA

 Corte Penal Internacional
Comisión Interamericana de Derechos Humanos
 Corte Interamericana de Derechos Humanos
Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH)
Relator Especial ONU para los Defensores de los Derechos Humanos
Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas
para los Derechos Humanos en Colombia
Federación Internacional de Derechos Humanos

Europa, 22 de agosto de 2018

Asuntos: San José de Apartadó y otros territorios bajo dominio paramilitar en Colombia - En el Norte del Cauca continúa la matanza de Líderes indígenas.

Cordial saludo,

Las comunidades rurales de Colombia siguen sufriendo, aún con más intensidad, el modus operandi paramilitar después de un año y medio de implementación de los acuerdos de paz en Colombia. Estas comunidades con sus denuncias siguen manifestando su impotencia ante un sistema socio político basado en la violencia paramilitar.

Por ello, esta Acción Urgente tiene como objetivo amplificar la voz del campesinado, específicamente la de los miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, quienes están actualmente rodeados por hombres armados que constantemente los amenazan de muerte por no plegarse a su voluntad.

Como bien lo escribió Eduardo Galeano hace 11 años en ocasión del 10º aniversario de la constitución de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó: La guerra volvió sin haberse ido.

Los hechos que denunciamos son los mismos de hace dos décadas. Desde que comenzó nuestro acompañamiento a las comunidades rurales del país, que se declararon como Comunidades de Paz, han gobernado tres Presidentes: Andrés Pastrana, Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos y las amenazas, crímenes, abuso de poder de los paramilitares continúan, en connivencia con miembros de la Fuerza Pública.

Los paramilitares actúan a sus anchas en San José de Apartadó y en otros territorios geoestratégicos del país, bajo la complicidad de algunos miembros del ejército colombiano, políticos locales y bajo la financiación de empresarios que utilizan el sistema paramilitar para asegurar sus negocios y someter al campesinado a sus intereses.

La Comunidad de Paz de San José de Apartadó denuncia que militares del Batallón Bejarano Muñoz de la Brigada XVII reanudaron la práctica de fotografiar a miembros de la Comunidad de Paz en las veredas Mulatos y La Esperanza para entregárselas luego a efectivos paramilitares. Esto nos recuerda las listas negras que circulaban entre militares y paramilitares en la década de los 90. Situación que hoy está más que confirmada a pesar de la continua negación del Estado colombiano ante los hechos.

Las tropas de paramilitares acampan en la vereda La Esperanza y en la vereda Mulatos Medio (Apartadó). Desde allí se despliegan para sus operaciones que, entre otras, consisten en intimidar a la población y amenazar de muerte a los líderes y campesinos que viven en la aldea de Paz Luis Eduardo Guerra (Ver Anexo 1).  Ahora el turno le llegó a Idomar VargasEdison Vargas al menor de edad, Johan Davidde 12 años, amenazados por un paramilitar cuyo alías es “Cementerio”. Recordamos también que José Roviro López Rivera y Germán Graciano Posso siguen amenazados de muerte desde antes del intento de asesinato del 29 de diciembre del año pasado.  

Igualmente, siguen las calumnias de algunos políticos locales en contra de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, como es el caso del Concejal de Apartadó Carlos Betancur del partido Cambio Radical“en lo personal considero que la Comunidad de Paz se sostiene con el ostracismo de sus habitantes y la desinformación y el cuestionamiento a la institucionalidad y su único fin es poder captar recursos de ayuda en algunos países internacionales”. Además de afirmar que “la Comunidad de Paz se opone a la inversión y al desarrollo del corregimiento de San José de Apartadó”.

El desarrollo al que se refiere el Sr. Carlos Betancur está fundamentado en el sistema paramilitar y, por supuesto, la Comunidad de Paz de San José de Apartadó desde sus principios éticos ha denunciado esas actividades paramilitares que el concejal denomina desarrollo:

i)                    Carretera paramilitar desde Nuevo Antioquia hasta la Vereda La Esperanza, Rodoxalí y la Hoz;
ii)                   Proyectos de ganadería extensiva de economía paramilitar;
iii)                 Mejoramiento paramilitar de viviendas en Rodoxalí;
iv)                 Arreglo de caminos en las veredas por parte de los paramilitares;
v)                  Reclutamiento de menores para los ejércitos paramilitares;
vi)                 Sometimiento de las Juntas de Acción Comunal a los intereses de los jefes paramilitares;
vii)               Explotación minera.

Las afirmaciones del Concejal del partido político Cambio Radical, nos recuerdan otras voces que, en su tiempo, inculparon a la Comunidad de ser colaboradora de la guerrilla, calumnias que se comprobaron eran totalmente falsas.

Asimismo, como Red Europea de solidaridad con Colombia expresamos nuestra preocupación por los asesinatos sistemáticos contra líderes indígenas en el Norte del Cauca, el más reciente, el de Emiliano Trochez Camayo, asesinado el pasado 10 de agosto en inmediaciones de Santander de Quilichao, justo un día después de la conmemoración del día internacional de los pueblos indígenas:

Este suceso se da en medio de una zona amplia y militarizada, punto de grandes intereses estratégicos de sectores agroindustriales y mineroscorredor del narcotráfico y el surgimiento de numerosos actores armados, paramilitares entre otros, quienes utilizan comuneros dentro de los territorios para serles funcionales. Sabemos que la intención es debilitar los procesos sociales, quienes nos hemos movilizado históricamente en todo el país en rechazo al modelo de muerte y las leyes del despojo”.[1]

Por lo tanto, solicitamos a las organizaciones internacionales intervenir ante el nuevo gobierno colombiano para que ponga fin al sistema paramilitar colombiano y que investigue y acabe con los vínculos estatales que lo soportan. Asimismo, que investigue los responsables intelectuales de los asesinatos sistemáticos a los líderes sociales, los cuales, desde enero del 2016 a mayo del presente año suman un total de 385 muertos (ver anexo 2).

No es normal que en más de veinte años, los diferentes gobiernos colombianos, no hayan sido capaces de acabar con este sistema criminal que mata, a cuenta gotas, las personas que defienden la vida y los territorios.

Signatarios:

Ayuntamiento de Fidenza (Italia)
Ayuntamientode Herselt (Bélgica)
Ayuntamiento de Laakdal (Bélgica)
Ayuntamiento de Narni (Italia)
Ayuntamiento de Nijlen  (Bélgica)
Ayuntamiento de Schilde (Bélgica)
Ayuntamiento de Westerlo (Bélgica)
Provincia de Amberes (Bélgica)
Burgos con Colombia (España)
Comitato Piazza Carlo Giuliani (Italia)
Coordinación Valenciana de Solidaridad con Colombia (España)
Instituto del Trabajo para la Paz Global - Tamera- (Portugal)
Jambo Commercio Equo e Solidale di Fidenza (Italia)
Plataforma de Apoyo de Burgos con San José de Apartadó (España)
Plataforma de Solidaridad con Colombia (España)
REDS -Red de Solidaridad para la Transformación Social- (España)
Red Internacional de Derechos Humanos de Ginebra –RIDH- (Suiza)
Red Flamenca de Solidaridad con la Comunidad de Paz de San José de Apartadó (Bélgica)
Rete Italiana di Solidarietà Colombia Vive! Onlus (Italia)
Taula Catalana per la Pau i els Drets Humans a Colòmbia (España)
Unidad Pastoral de Herselt, Hulshout y Westerlo (Bélgica)
XXI Solidario (España)