miércoles, agosto 22, 2018

Las autoridades indígenas de Çxhab Wala Kiwe norte del cauca seguiremos rechazando la muerte y defendiendo la vida



No hemos parado de denunciar las amenazas diarias que hacen a nuestros procesos organizativos, a nuestras autoridades, a nuestros líderes, a las comunidades en general; pero tampoco hemos parado de ver los asesinatos que se siguen materializando. Nuestro compañero Emiliano Trochez Camayo, fue asesinado, justo un día después de la conmemoración del día internacional de los pueblos indígenas, cerca de su casa en el territorio ancestral de Guadualito, municipio de Santander de Quilichao, luego de haber recibido amenazas por acciones de control territorial.

El mayor Emiliano tenía 64 años, fue autoridad de su territorio y también consejero de Cxhab Wala Kiwe. Había dedicado su vida a la comunidad, a fortalecer el sistema educativo propio y el plan de vida Sa’th Fxinxi Kiwe. Al momento de su asesinato, ejercía como coordinador de educación del resguardo de Guadualito. Igualmente esta semana varias autoridades como el Ex consejero Mayor del CRIC Andrés Antonio Almendras del Territorio de Sath Tama kiwe y el Ex gobernador del resguardo La Laguna- Siberia Idelver Arana, han sido amenazados, por no nombrar los asesinatos en otras regiones y otras organizaciones a lo largo y ancho del país.

Sabemos que estos no son hechos aislados, responden a un accionar sistemático, estructural e histórica en reacción al ejercicio del gobierno propio y el control territorial. Rechazamos la actitud del gobierno nacional saliente, igual que el entrante, que se niega a reconocer la sistematicidad de los asesinatos de líderes sociales, así como se niegan a reconocer la existencia de estructuras paramilitares. ¿Cuánta sangre más se necesita? Responsabilizamos al gobierno nacional pues no hay mayor complicidad que la omisión de las instituciones que supuestamente deben garantizar la vida.

Este suceso se da en medio de una zona amplia y militarizada, punto de grandes intereses estratégicos de sectores agroindustriales y mineros, corredor del narcotráfico y el surgimiento de numerosos actores armados, paramilitares entre otros, quienes utilizan comuneros dentro de los territorios para serles funcionales. Sabemos que la intención es debilitar los procesos sociales, quienes nos hemos movilizado históricamente en todo el país en rechazo al modelo de muerte y las leyes del despojo. Rechazamos la llamada “limpieza social” y los panfletos que tienden diariamente una sombra de temor sobre nuestros corazones, legitimando posiciones políticas que son cuna y nido del racismo, el clasismo y el desprecio. Sabemos que nada les beneficia más en sus negocios que el retorno a la guerra y el quiebre de la confianza entre nuestras comunidades.

Este dilema es fruto de la pervivencia de nuestro proceso, pues quienes conozcan nuestra organización, entenderán mejor la realidad del control territorial que nosotros desarrollamos en el norte del cauca, nosotros elegimos construir la paz, la vida, y la autonomía, en medio de una guerra que no por ser silenciosa es menos letal. Combatimos firmemente el narcotráfico y la minería, pero en lugar de formar soldados, batallones y escuadrones, preparamos promotores de salud y educación, dinamizadores comunitarios, médicos tradicionales, guardianes del territorio. Contra los cuarteles, muros y trincheras, nosotros hemos construido colectivamente los PLANES DE VIDA, salud, educación, proyectos productivos hacia un Buen vivir de la comunidad. ¡Que nos digan empresarios y políticos que esto no es desarrollo!, ¡Que nos digan los defensores del cambio, que esto no es transformación! ¡Que nos diga el pueblo colombiano que esto no es construcción de paz!

Llamamos a todas las organizaciones hermanas de lucha nacionales e internacionales a que nos sigamos articulando. Desde nuestra organización pedimos abrir espacios de dialogo con todos los pueblos, perseguidos, hermanos y excluidos, convocando a la movilización desde las distintas regiones del país.

Hacemos un llamado a todas las organizaciones internacionales de derechos humanos a que se pronuncien sobre lo que viene pasando y hagan control sobre las garantías correspondientes.

Exigimos al gobierno nacional que reconozca y desmonte el aparato paramilitar que ayudo a construir y le responsabilizamos por lo que pueda suceder.

A todos los grupos armados les exigimos que respeten nuestra autonomía y que abandonen nuestros territorios. Todos somos Kiwe Thegnas: Cuidadores del Territorio, continuaremos en asamblea permanente, en ejercicio del Nasa üus yu’tx Pehnxi y fortaleceremos el control territorial permanente, en defensa de la VIDA y la ley de origen en coordinación entre la guardia, campesina y cimarrona activaremos los puntos de control territorial para la pervivencia de la UNIDAD. TIERRA, CULTURA y AUTONOMIA.

ÇHXAB WALA KIWE: