jueves, septiembre 20, 2018

Afectaciones a la salud por el conflicto armado en Colombia



El conflicto armado en Colombia, ha dejado un sin número de víctimas, en todas sus modalidades de violencia. Se estima que entre 1958 y 2018, han muerto 262.197 personas. 

De acuerdo con el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), ocho de cada diez víctimas mortales han sido civiles (81,5%) y el resto militares o combatientes. Se estima que uno de cada tres homicidios ocurridos en ese período, estuvo asociado al conflicto armado.

Pero no solo son las víctimas mortales, sino que adicionalmente, el CNMH estima que en el periodo de 1970 y 2018, ha desaparecido forzosamente 80.514 personas, 15.687 han sido víctimas de violencia sexual; y 11.418 afectadas por minas antipersona.

Y aunque estas cifras han disminuido en los últimos años, ha aumentado el homicidio de defensores de derechos humanos, líderes sociales y políticos. Según cifras de la Defensoría del Pueblo, desde enero de 2016 hasta el 22 de agosto de 2018 se registraron 343.

El conflicto armado ha afectado notablemente la salud de Colombia, de una forma directa e indirecta. Aquí algunos factores:

CULTIVOS ILÍCITOS CON GLIFOSATO

La exposición al glifosato utilizado en las campañas de aspersión aérea de cultivos de hoja de coca, aumentó la probabilidad de sufrir trastornos en la piel y abortos. Adicionalmente genera un daño al ADN y los cromosomas de células humanas.

ATAQUES A LOS SERVICIOS DE SALUD

Los ataques a la misión médica incluyen: asesinatos a personal de salud; amenazas; secuestros; ataques a infraestructura; ataques a transporte sanitario; entre otros. Adicionalmente, el impedimento de las actividades de atención, control, prevención de enfermedades y promoción de la salud, lo que tiene, efectos sobre los determinantes sociales de la salud (DSS), y efectos directos sobre el estado de salud de la población.

TRASTORNOS SOCIALES, ECONÓMICOS Y CULTURALES

El conflicto armado impacta los determinantes intermedios de la salud, lo que genera posibles efectos sobre el contexto económico la productividad, el empleo, la seguridad alimentaria y aspectos culturales y sociales. Por ejemplo, en el estado nutricional, especialmente de niños, en la salud mental y en el acceso a servicios que permitan bienestar y mejoras en la calidad de vida, entre otros.

SALUD DE LAS POBLACIONES

Efectos asociados con la mortalidad directa e indirecta, con enfermedades transmisibles y no transmisibles, efectos en salud sexual y reproductiva, en el estado nutricional, en la salud mental y la discapacidad. También, se documentan efectos sobre los servicios de salud en distintas dimensiones.

MORTALIDAD DIRECTA

Estas ocurren como resultado de una lesión cinética debida al uso de un arma (químicas, biológicas, de fuego, etc.), entre combatientes y civiles.

MORTALIDAD INDIRECTA

Se producen como un resultado no relacionado con el uso de armas. Puede incluir muertes por desnutrición o enfermedades infecciosas como consecuencia de la migración forzada, así como por la disminución de la disponibilidad de suministros en los centros de salud, enfermedades infecciosas prevenibles como la poliomielitis, el sarampión o la tosferina, defunciones asociadas a enfermedades no transmisibles o asociadas al funcionamiento de los servicios de atención como el asma, la diabetes o las cirugías de urgencias. El incremento de la mortalidad infantil, barreras físicas al acceso a los servicios; la inadecuada financiación de recursos; la fuga de trabajadores de salud o el incremento de la demanda de servicios debido al aumento de las lesiones.

ENFERMEDADES TRANSMISIBLES

Relacionadas con el agua (como el cólera, la fiebre tifoidea, y la disentería por Shigella spp.), las enfermedades transmitidas por vectores (como la malaria y la oncocercosis) y otras enfermedades transmisibles (como la tuberculosis, las infecciones respiratorias agudas, la infección por VIH y otras enfermedades de transmisión sexual).

ENFERMEDADES NO TRANSMISIBLES

Las enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes mellitus, la hipertensión arterial u otras enfermedades cardiovasculares, pueden incrementarse o empeorarse. La mala calidad de los servicios de salud, la escasez habitual de medicamentos y la falta de acceso en zonas con presencia de conflicto armado la experiencia misma de la guerra puede incrementar el riesgo de sufrir diabetes, depresión y, en algunos casos, enfermedades cardiacas.

SALUD MENTAL

Efecto silencioso: para las víctimas, familiares, comunidades e incluso para la sociedad en general, se desarrollan problemas de salud mental como el Síndrome de Estrés Postraumático (SEPT), estallidos de ira, entumecimiento emocional, aislamiento y desesperación, desconfianza y paranoia, hipervigilancia y preocupación con un enemigo.

DISCAPACIDAD

Está especialmente relacionada con exposición a las minas terrestres. Sin embargo, también puede ser generada por mutilaciones a nivel selectivo, episodios de tortura, heridas en combate y otras transgresiones. De manera indirecta, son varios los desenlaces en salud que producen discapacidad al no contar con la medicación necesaria para su tratamiento, o las discapacidades atadas a la salud mental que impiden la inserción social y laboral de las víctimas. Así mismo, podrían incluirse en este grupo las malformaciones de los neonatos producto de la contaminación ambiental o la desnutrición, producto de las prácticas del conflicto armado.

SALUD REPRODUCTIVA

Debido a la reducción o ausencia de servicios de salud reproductivos, servicios de cuidado pediátrico escasos y limitaciones en el acceso a planificación familiar, se pueden presentar efectos en el estado de salud, como por ejemplo el aumento de la mortalidad materna y la mortalidad neonatal.

Estas son algunas de las afectaciones que deja a la salud el conflicto armado en Colombia, que dio a conocer el Ministerio de Salud, el Instituto Nacional de Salud y el Observatorio Nacional de Salud. CONSULTORSALUD lo invita a descargar el informe completo y conocer todos los detalles.