miércoles, noviembre 21, 2018

Avanza sin acuerdo mesa de diálogo. Estudiantes marcharán el 28 de noviembre



Hoy será el tercer día de conversaciones entre voceros de estudiantes, de profesores y del gobierno nacional, que dice no contar con los 500 mil millones que se piden para lo que resta de 2018. En medio del paro, ya hay un consenso: La reforma del Icetex.

Mientras que los estudiantes insisten que Icetex tiene recursos que pueden ser desviados para la universidad pública, los ministerios de Educación y de Hacienda “proponen crear una comisión de trabajo con expertos y miembros de la comunidad educativa que permita incluir un artículo en la Ley del PND 208-2022, que habilite una reforma estructural al Icetex”.

“La propuesta de debilitar el icetex y trasladar sus recursos a la universidad pública es una agresión a miles de familias de la clase media”, ha señalado el rector de la Universidad La Gran Colombia, Santiago Castro.

Entre tanto, el gobierno ratifica los esfuerzos que ha hecho de conseguir más recursos, y los estudiantes insisten que éste no tiene voluntad política.

Aunque no quedó en el acta de la reunión de los dos primeros días, voceros de los estudiantes se ratificaron en su idea de continuar con las protestas, a través de una “toma de Bogotá” el próximo 28 de noviembre.

A propósito de la anunciada marcha, en redes sociales ha sido polémica la invitación que ha hecho el excandidato presidencial Gustavo Petro para rechazar una sanción de la que ha sido notificado por la Contraloría a través de una invitación “a todos los nodos de la Colombia Humana a organizar la movilización para el 28 de noviembre”, lo cual se persta a confusión o uso político de la marcha estudiantil.

¿Qué tan viable es destinar recursos del Icetex para la U. pública?

Informe de El Tiempo

“¡Plata sí hay, voluntad política, no! Mientras las U Públicas están quebradas, a 2017 el ICETEX reportó utilidades por 948 mil millones de pesos, usufructuando recursos que eran para la educación pública. Sin embargo, @IvanDuque insiste en transferir más plata al ICETEX”, dijo la representante estudiantil Jennifer Pedraza en su cuenta de Twitter.

El mensaje de Pedraza incluía el pantallazo de un documento, aparentemente del Icetex, con diferentes cifras. La entidad no ha respondido al respecto.

Pero, más allá de esta situación, queda la pregunta: ¿Qué tan viable es sacarle recursos al Icetex para destinarlos a las universidades públicas?

“Claramente, la mesa de diálogo es la punta del iceberg. En un escenario más grande, que incluya a rectores, académicos y otros sectores, debe revisarse la estructura del sistema, y allí entra el Icetex”, expresó Carlos Mario Lopera, director del Observatorio de la Universidad Colombiana.

Y añadió que si bien el modelo del Icetex es reconocido internacionalmente, “su lógica comercial genera mucho conflicto en el sector de la educación superior, y mucho más luego que se demostró que los recursos que, por reforma tributaria de 2016, deberían ir a las universidades públicas, terminaron en las arcas del Icetex para pagar, entre otros, a Ser Pilo Paga”, puntualizó.
‘No es viable por una razón de carácter legal’.

Por su parte, Jairo Torres, director del Sistema Universitario Estatal (SUE), aclaró que la propuesta de los estudiantes no es viable por una razón de carácter legal. 

“Estamos hablando de los excedentes que genera el Icetex y que de acuerdo a la ley 1002 del 2005, en su artículo segundo, tienen una destinación: el cuarenta por ciento se otorga en nuevos créditos; el treinta por ciento, a subsidios a población vulnerable (jóvenes de escasos recursos que acceden a créditos del Icetex) y un treinta por ciento a fortalecimiento de capital. Así opera, entonces no se puede entender que los excedentes deI Icetex se pueden transferir a las universidades”, aclaró Torres.

Sin embargo, también considera oportuno pensar en una reforma estructural al Icetex, por la vía legislativa, para replantear su funcionamiento.

“Que se haga una reforma en profundidad para su dinámica de funcionalidad en la educación pública superior, pero eso es otro asunto; pero hoy, de acuerdo a la propuesta de los estudiantes, hay que decir que no es viable jurídicamente”, dijo Torres.

Sobre la exigencia de más recursos económicos como condición para levantar el paro, reconoce que el presupuesto asignado no resuelve el ciento por ciento el problema de financiamiento pero sí lo considera como un logro importante.

Por eso, espera buenos y prontos resultados de la mesa de negociación, para resolver la crisis generada por el cese de actividades académicas. Y para que el semestre se pueda salvar, teniendo en cuenta que varias universidades decidieron suspender el semestre según con lo establecido por la Ley (no aplazarlo ni cancelarlo) mientras se llega a un acuerdo con el Gobierno. La idea -añade- es reprogramar las clases perdidas.  

“Necesitamos construir una ley de financiamiento que haga posible una fuente definida de recurso para que la universidad pública sea sostenible en el tiempo y no simplemente en cuatro años. Tiene que ser un elemento latente su discusión en aspectos de mediano y largo plazo”, agregó.