lunes, enero 21, 2019

Duque está cumpliendo al pie de la letra órdenes imperiales


Por: Juan Martorano / Resumen Latinoamericano |

Una lectora colombiana que tiene muchísimos años en Venezuela, me compartió una serie de reflexiones, a propósito del reciente estallido del carro-bomba en la Escuela santandereana de policía en Colombia, que es bueno socializar.

Dicho acto terrorista, que ha obtenido el rechazo y la condena a escala mundial, tiene todos los indicios de ser otro falso positivo, que está a la vista y es evidente, ya que Duque es continuador del accionar de su mentor, Álvaro Uribe Vélez, y de su antecesor, Juan Manuel Santos.

De hecho, aún estaban calientes los cadáveres en este atentado (o lo que quedo de ellos) cuando el presidente Duque ya comenzaba advertir a gobiernos como Cuba, Nicaragua y Venezuela sobre lo que “les pueda ocurrir”. Asimismo el presidente brasilero Jair Bolsonaro señaló que “ojalá Venezuela no le otorgué refugio al ELN”.

¿Casualidad?

Evidentemente, Duque tenía ganas desde hace rato, dinamitar los diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) pero no tenía las condiciones para ello. Este “evento terrorista” le sirvió en “bandeja de plata” el justificativo para esa ruptura.

Toda esta serie de eventos y asesinatos a más de 300 líderes sociales, hacen que se nos parta el corazón. Lamentablemente con el gobierno de Iván Duque, vuelve a ese país la guerra sucia, más terror y más miedo.

El terrorismo en Colombia siempre ha sido promovido desde el Estado, por eso no podemos descuidar los intentos de este gobierno guerrerista y regentado por paramilitares, lo que pretenden no sólo a lo interno de ese país, sino para el resto del continente.

El imperialismo estadounidense, eso es importante reiterarlo, tiene su laboratorio de guerra en Colombia, y ciertamente lo están activando para violentar la paz de toda la región, y sus garras están dirigidas fundamentalmente hacia Venezuela.

De ahí la labor cipaya y traidora de Julio Borges, quien de manera jalabola y cobarde pretendía vincular el evento terrorista al gobierno encabezado por Nicolás Maduro. Las propias investigaciones realizadas por los cuerpos de seguridad y efectivos de la fuerza pública, determinaron que no había implicación alguna de venezolanos y funcionarios de ese país en ese atentado criminal.

Y de ahí, que no podemos bajar la guardia, porque Duque está cumpliendo su parte dentro del entramado desestabilizador y en aras de concretar una acción armada en contra de Venezuela. Y en ese plan lo acompaña Jair Bolsonaro y desde Guyana.

De acuerdo a informaciones que a uno le llegan por diferentes vías, fundamentalmente internacionales, que señalaban que esperaban la juramentación del presidente Nicolás Maduro para darle una especie de ultimátum, que si el 23 de enero Maduro “no entrega el poder” a la Asamblea Nacional en desacato (AND), ahora sí vendrá la invasión, hay que evaluarlas en su justo contexto y dimensión.

Si bien pienso que estas informaciones obedecen más a operaciones en el marco de una guerra psicológica que contribuya a exacerbar aún más a la angustia y disociación a la población, tampoco podemos desdeñar de buenas a primeras estas advertencias. De ahí la necesaria alerta que habrá que tener por estos días previos a los eventos del 23 de enero, ante posibles acciones desestabilizadoras. Nuevamente en el estado Táchira apuntan a la generación de eventos desencadenantes de alto impacto que originen conmoción nacional, y evidentemente por ser fronterizo con Colombia. Así que atentos.

Por ello, y como lo señaló esta buena camarada que me hizo llegar este mensaje, Duque está cumpliendo al pie de la letra las órdenes imperiales que le han dado.

Así que no estemos alarmados, pero si alertas, atentos y prevenidos.