domingo, febrero 03, 2019

En medio del debate periodístico, el engaño y la guerra


Por: Luis Orlando Ávila Hernández* |

Tan solo ayer, a finales de este enero de la segunda década del XXI, como metido que es uno y sin tanta cañandonga, el autoproclamado portal liberal de noticias de los reconocidos, premiados y respetables periodistas tolimenses Humberto Leyton y Oscar Viña, se me abrían estos al debate acerca de la reciente publicación del mismo ElCronista.co febrero 2 de 2019, sobre su notificar (informar dicen ellos) al nuevo re-estrenado nibelungo de ese partido político de fascistas, que entre estos dan en llamarse Centro Democrático, como yuxtaposición neuro-lingüista mediática al Polo Democrático.

Y bienvenido el debate, obvio el de los reconocidos periodistas tolimenses, más no el de los fascistas de villorrio, al decir del muy amado visco y añorado intelecto de don Rafael Gutiérrez Girardot.

Que si la ultraizquierda tiene espacio, a través de este ignoto aprendiz de la cultura de revistas como bien llamaba don Hugo Ruiz Rojas, vaya y venga, no es el debate.

Da igual, para el fascismo criollo al mando.

Mas nunca el debate es ni será acerca del medio, del portal, del espacio virtual, ni tan siquiera acerca de sus trasegados periodistas.  Ni más faltaba.

El debate, la discusión, es y será de lo que hace bastante rato los medios o la prensa o eso que llaman la opinión pública, no tenían utilitaria y precisamente: una guerra.

Y una guerra por, para y de los que nunca dejaron del colonizarnos: los gringos.

Y sobre eso es el debate, sobre los gringos y su poder virreinal en el actual gobierno nacional, en el Tolima, su hacienda, y en eso que llaman su prensa, su mentís.

¿O acaso vamos a mentirnos?

¿O es que acaso, por ejemplo, alguien pudiera decirnos que hace la USAID lunfardamente en la CORTOLIMA, o astutamente en la UT o presuntamente en la Alcaldía liberal libanense o socarronamente en la goda Gobernación del Tolima, desde los 70 del siglo anterior hasta hoy?

¿O en el Comité de Cafeteros, o en Fedearroz, o en Fenalce, o en Fenavi o en Fedecacao  o en (y quien lo creyera) en los PDET?

En cuanto idea campesina existe, ¡Y pum, zacate!, caen de patas, como los gatos. 

Esa es la esencia de la CIA desde los 90.  Y cuando no caen, torturan o crean medios o programas de opinión o redes de comunicación, que es lo mismo.    

Por eso los gringos tienen intereses, no amigos, nos lo repiten ellos mismos a cada rato desde Vietnam.

¿O es que acaso la bucólica farándula de fascistas tolimenses de villorrio, virarán esto?

Bueno, como solía decir don Eduardo Galeano: ¡Sueñan las pulgas con comprarse un perro!

Por tanto hagamos el debate y empecemos por un buen inicio, el del crápula Arnulfo Sánchez y el mal que nos hizo al perpetuar por casi tres décadas la vileza política liberal conservadora, que tantos muertos nos trajo, por ejemplo, en el antiguo botadero de basura de Mirolindo con su DAS y F2, hoy mal llamado El Poblado y del Mercacentro 10.

¿O no se trata de eso?

¿O acaso se trata de la entelequia cognitiva de la acullá oficial izquierda muelle que hoy pensiona grueso de la UT y del Magisterio, mientras la mayoría gleba y hambruna, sin un peso en el bolsillo, avizora huir a la guerra?

El gordo Correa (el bueno, el iluminado de alaluzpublica.com), o el tentempié de los advenedizos paisas del Olfato.com, o el diletante godo del CambioIN.com, o la querida ultraizquierda de ElSalmon.com y de Pacocol.org, o la inusitada revista ElGallo.comdel amado bienvenido Quintín Lame, o la conjunta plusvalía del Nuevodia.com y Quibo.com, o la cristiana eudistaVozdelTolima.com, o la diletante naranja Ecosdelcombeima.com o la pléyade de frecuencias mañaneras misóginas y pro-uribistas, son solo el espacio para debatir, mientras se nos cae encima la guerra.

La ansiada guerra, de los publicitados fachos, origen de este debate.

Por si acaso, acá nos enseñaron hasta la saciedad que la intellegentsia, nacía y moría con García Márquez, tal vez.

Por ello el hijo del telegrafista y lambón del premio Nobel (“Los Nuestros”, Luis Harss), pidió en su testamento que nunca lo trajeran en sus restos a Colombia, y a cambio, su calculadora mujer, Mercedes, vendía sus huesos a la Houston, Texas, USA. 

Si la misma USA que nos trae la guerra. 

Si la misma de la USAID, que financia medios en este Tolima.

Bueno sin más y llegado a este punto, ahora si el debate: una guerra impostada de hoy contra el arrecho gobierno del PSUV venezolano, como impostada antaño fue la perdida (robo) de Panamá, como impostada fue recientemente los 75 mil kilómetros perdidos (robados) del mar Caribe ante los bufetes de abogados gringos al servicio de los nicas y de sus socios los Pastrana – Uribe, como impostado fue y es el sacar cada día el gas natural (nuestro) a la plataforma continental de la costa Caribe y devolvérnoslo rebajado con la plusvalía de la Exxon Mobile propiedad de los Bush y sus socios paramilitares colombianos a cada miserable hogar y automotor de este el Ibagué, por ejemplo.

Por eso Humberto Leyton y Oscar Viña, el debate no es contra ustedes, es contra lo que nos llevó a esta vileza que se nos viene: el Centro Democrático (junto a Cambio Radical y al Partido Conservador) y su ejército de crápulas que nos convidan a una guerra que no lucharan y que alucinados (drogados) miraran desde Miami o Madrid.

Por eso, al debate y a las armas, que es lo único que nos queda como colombianos, para que no nos violen los gringos como a las 54 niñas en Tolemaida, por si acaso y para empezar a vengarnos.  ¡Ya es hora!     

(*) Ingeniero agrónomo, propietario de la ex Tienda Cultural La Guacharaca.