martes, marzo 26, 2019

Mi batalla en la CPI contra Uribe y otros criminales de lesa humanidad


Por: Richard Maok Riaño Botina / Nueva Prensa |

Cuando salí de Colombia, en el 2002, la embajada de Canadá me pregunto si yo iba a dejar eso así. Yo le dije que no y que continuaría la investigación y la denuncia desde Canadá y así lo hice.

Al principio saquearon las evidencias desde la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes.

Después quedé de venir la Comisión de Acusaciones en tres oportunidades a Canadá, pero eso nunca sucedió.

También la Fiscalía se comunicó conmigo dos veces, pero tampoco vino.

La Corte Suprema de Justicia podría ser la solución, pero después de haber hablado con la Magistrada Sandra Reyes ya hace más de un año, yo pienso que realmente nadie en Colombia quiere revisar esas evidencias.

¿Por qué le huyen?

Porque se trató de la infiltración paramilitar más grande del mundo y los 326 registros que logré rescatar como evidencia de las llamadas entre paramilitares y funcionarios públicos, más los oficios de órdenes de trabajo, asustan a cualquiera que esté en ese gran complejo sistema de la corrupción en Colombia.

Ahora que los Colombianos en el exterior, sobre todo Alexander V. Morea Van Berkum (@teoloax) se animó a pedir una cita en la Corte Penal Internacional (CPI) para tratar el punto cinco que sugirió allí mismo y luego de invitar a 40 líderes sociales, realmente dieron muchas ganas de unirme y hacer parte de esta causa.

Gustavo Petro también asistirá a la CPI, aquí está su invitación:


La marcha será para que la CPI ponga los ojos sobre el caso colombiano en materia de delitos de lesa humanidad y mi objetivo también es que la CPI impulse las investigaciones que viene desarrollando en el caso que abrí en el 2007 sobre la infiltración paramilitar en Colombia, donde están involucrados el ex fiscal Luis Camilo Osorio Isaza y el actual Senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez.

La CPI me ha enviado dos comunicaciones, en 2009 y en 2011, diciendo que están aún recopilando evidencias y que tan pronto se tome una decisión entonces se comunicaran conmigo. Ya han pasado 12 años de espera y por ser la última instancia que puede hacer algo por Colombia, se crea la necesidad de indagar e insistir sobre una pronta decisión judicial.

Varias acciones violentas ocurrieron en las mismas fechas del análisis del informe que prepare AQUÍ.

Así que la CPI debería cruzar la información que tengo con las mismas fechas en que ocurrieron delitos de lesa humanidad y así podrá descubrir la red criminal que los ocasionó.

No es secreto que para llegar a una paz verdadera, más que los acuerdos de paz, también se deben neutralizar las acciones corruptas y paramilitares de Álvaro Uribe Vélez.

Por eso yo le apuesto más a que el innombrable (Uribe) y su red criminal se puede desarticular con acciones directas en la CPI y en la ONU y con los medios de comunicación internacionales.

Por el momento ya viaje de Vancouver a Montreal y me entrevistaron conjuntamente con la hermana de Gustavo Petro en Radio Canadá Internacional @RCInet. Aun no la han publicado, pero aparecerá AQUÍ

Aún faltan tres entrevistas. Dos con medios de Montreal y otro de Toronto.

También, se tradujo la presentación a español, inglés y francés, gracias a la Colombia Humana Canadá de Montreal:


También, me reuní con los líderes de la Colombia Humana de Canadá en Montreal y dimos un mensaje de paz para Colombia:


Ahora sigue viajar a la CPI, en La Haya, el 5 de Abril y a la ONU en Bruselas la siguiente semana.

Todo se ha podido con donaciones, desde la compra del software de análisis criminal con el cual ya grafiqué las redes criminales en la Fiscalía, Policía, Ejercito, DAS, INPEC, Corte Suprema de Justicia y Congreso, hasta las donaciones para viajar a Montreal y las donaciones futuras para poder viajar Europa.

Análisis Criminal de las redes paramilitares en el Estado: Hacker Fiscalia.

Sin la ayuda de varios líderes sociales, esta travesía sería imposible. Por eso he creado esta la página fnd.us/hackerfiscalia, desde donde pueden salvarme en Europa para que no me quede sin almorzar o sin tiquete aéreo y, de paso, ver cara a cara a las personas en la CPI y en la ONU que pueden tomar decisiones importantes para que el sueño de millones de colombianos por fin se haga realidad.

Ya han pasado casi 17 años, pero no importa. La perseverancia nos hará ganar, las evidencias no tienen fecha de vencimiento. Me uno al clamor por la paz y la justicia desde el exterior. Hoy somos una sola bandera, la de Colombia.