jueves, mayo 02, 2019

Abelardo de la Espriella, abogado con estilo mafioso


No es fácil de entender como algunos abogados colombianos llegan a tener tanta fortuna, que más que abogados parecen narcotraficantes, y no como Pablo escobar, el primo de José Obdulio Gaviria, sino como la mafia italiana o de los Estados Unidos.

El abogado Abelardo de la Espriella, quien ejerce en Colombia a través de una cuestionada firma de su propiedad (Lawyers Enterprise), desde hace un tiempo se encuentra radicado en Miami.

En esa ciudad posee una flotilla de carros Rolls-Royce, Lamborghini y Bentley. También dispone de un avión jet ejecutivo de 14 plazas y una mansión de US$ 25 millones, situada en el exclusivo barrio de Coral Gables.

En esa casa recibió, en una recepción en honor a Iván Duque tan pronto como este con fotocopias “ganó” las votaciones en el 2018 y recientemente consiguió que, a su suegra, Regina Victoria Aruachan Dahl, una mujer sin estudios ni preparación profesional, Duque la nombrara cónsul general de Colombia en Miami.

“El conjunto de bienes de Espriella en los Estados Unidos es cada día más estrafalario y sospechoso, comenzando porque es un abogado mediocre de apenas 38 años de edad”, indicó un agente federal que le sigue los pasos.

Las fuentes federales consultadas aseguraron que de la Espriella ejerce el derecho en el Estado de la Florida -allí posee un bufete– sin tener licencia legal para adelantar esa práctica profesional.

De la Espriella suele pagar grandes sumas a cambio de ser entrevistado de manera amañada en medios de Colombia, Miami y España.

Las fuentes federales consultadas indicaron que actualmente de la Espriella ha contratado a varias empresas de relaciones públicas de Washington y Nueva York con el fin, hasta ahora fallido, de tener un encuentro con el Presidente Donald Trump para promocionarlo en sus redes sociales.

De la Espriella se dio a conocer hace una década como vocero de los escuadrones de la muerte del narcotráfico que se dieron a conocer con el nombre de Autodefensas Unidas de Colombia, a cuyos jefes les recomendó deponer las armas y a varios de ellos también les hurtó grandes fortunas mediante la promesa de que se las pondría a salvo de las autoridades. La mayor parte de los jefes de esa organización fueron extraditados a Estados Unidos y algunos de ellos están por regresar deportados a Colombia.

En Miami, de la Espriella opera con la asesoría del paramilitar Ernesto Yamhure, quien lidera una operación de blanqueo de capitales y otra de falsas noticias a través de varios portales web, entre los que sobresale “Los irreverentes”.

De la misma manera, opera con el abogado también colombiano Diego Cadena, apoderado de poderosos narcotraficantes e igualmente propietario de un jet ejecutivo de última generación.

David Murcia, propietario de la firma DMG, extraditado por Álvaro Uribe a los Estados Unidos para proteger los bienes de Luis Carlos Sarmiento, reveló que su abogado Abelardo de la Espriella le robó $ 470 millones de dólares.

De la Espriella es el abogado de cabecera del grupo empresarial familiar Char, de Barranquilla, Colombia, fundado por Fuad Char, quien se inició en el narcotráfico y debido a ello tiene prohibida la entrada a los Estados Unidos. Su hijo Álex es el actual alcalde de la ciudad y se prepara para lanzar su nombre a la presidencia de Colombia.

Este “abogado” es miembro de la banda de los Uribeños.